LOS VINCULOS EN LA ADOLESCENCIA. Por Dr. Julio Cukier | Director Médico de ADOS. Atención Integral de la Salud del Adolescente.

28 - copia¿De qué hablamos cuando hablamos de vínculos?

Los vínculos son las relaciones que se establecen entre dos o más personas y que sería deseable, incluso, establecerlos con uno mismo, lo que lleva indefectiblemente a la necesidad de pensar.

Hay que saber que hay múltiples razones y formas de crear vínculos: puede ser por necesidad, casualidad, curiosidad por conocer a otras personas, por aburrimiento, por tratar de ver cómo funcionan otras personas,  etc.  Pero también los seres humanos podemos crear vínculos con libros, películas y hasta con redes tecnológicas.

La forma de vincularse fue cambiando con las épocas y se fue ampliando cada vez más en posibilidades. Sin embargo, los vínculos  siempre han dependido de múltiples factores que, creo, no han cambiado; sean afectivos, éticos, estéticos, religiosos, ideológicos.

Sería bueno profundizar, algo tan difícil en nuestra época, donde todo es tan rápido, fugaz y cambiante, que los vínculos también se han transformado en algo más superficial, menos duradero, y que supuestamente no dejan ni siquiera marcas visibles o recordables,  y muchas veces ni se los tiene en cuenta como experiencia.

El camino de la elección

Los vínculos en la adolescencia son variables dependiendo de la edad, si es entre pares, o con los padres o hermanos, o con otros adultos que pueden ser maestros, profesores o padres de otros adolescentes,  religiosos o profesores de gimnasia, entrenadores, artistas, o cualquier otro adulto que forme parte de las actividades cotidianas.

Evaluar las razones de esos vínculos, es decir, si son interesados o no, si son concientes o inconcientes, si están teñidos de sentimientos de amistad, amor, empatía o por el contrario, de enojo, odio, malestar,  es fundamental para comprenderlos y actuar en consecuencia.

Muchas veces el origen de la violencia está implícito o forma parte del vínculo. Otras depende del contrato original hablado o no, es por eso que hoy en día se argumenta tanto sobre si una relación tiene códigos o no. La ruptura de ese contrato puede ser llamada traición y generar al mismo tiempo reacciones de violencia.

Los vínculos suelen ser asimétricos e implican a veces el sometimiento de uno al otro por diversas razones, raramente son simétricos. Por eso se hace tan importante que la decisión de elegir un vínculo sea lo más libre posible. Ya sabemos que la elección de la familia por parte de los hijos no es libre. Y allí está el centro de la cuestión.

El mantenimiento de esa relación es vital para la conservación y supervivencia del niño, pero al llegar a la adolescencia, la necesidad de autonomía e independencia surgen y allí hay que firmar un nuevo contrato. Es obvio también que al reconocer esta situación de no elección se requiera un doble trabajo que es el de ser Elegidos como Padre, Ardua tarea ¡!!

Si establecemos con los hijos una actitud de dar órdenes y ser obedecidos y si se hace en forma autoritaria cercana al sojuzgamiento sin poder escuchar lo que piensan y argumentar lo contrario si es necesario,  es probable que suceda como decía Rousseau “que un pueblo sojuzgado cuando llegue a la adolescencia se independice de forma violenta”.

Es decir que ahora, en la adolescencia, es imprescindible que ese nuevo contrato permita que el hijo lo elija, ahora, VOLUNTARIA Y LIBREMENTE COMO UN REFERENTE IMPORTANTE aunque no  sea el único.

Por eso, abrir las puertas de la comunicación empieza con el nacimiento y dura toda la vida. Siempre que esa puerta se abra paulatinamente,  con afecto y reconociendo las necesidades de los hijos. Y reconocer que si uno le quita a los hijos la libertad, le quita su condición de ser humano.


PARA PONER EN PRÁCTICA

El primer elemento para establecer un vínculo es entender qué le pasa y qué necesita el otro. Eso forma parte de la empatía.

Pensar las reacciones que generan en uno las reacciones del otro y entender por qué reacciona uno de tal o cual manera, es fundamental para tejer un vínculo sano con los hijos.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s