HEBIATRIA, LA ESPECIALIDAD JOVEN QUE SE OCUPA DE LOS JOVENES.

Por Dr.  Julio Cukier – Director Médico de ADOS

Logo con bruno 3A cada etapa, un especialista

La atención médica de los adolescentes en todos sus aspectos, ya sean físicos o emocionales, ha quedado a dos aguas hasta ahora. Por un lado su atención seguía a cargo de los pediatras, que a pesar de habernos formado en la atención de niños desde el nacimiento, continuábamos evaluando a los jóvenes  hasta más allá de la pubertad y de la adolescencia (entendida esta hasta aproximadamente los 18 años) por razones de relación ya establecida con la familia y el niño.

Sin embargo,  varios cambios sucedieron en estos años sobre la atención médica en las diferentes etapas. Se asumió como una especialización la Neonatología, es decir los especialistas en los trastornos y en la evolución de los niños desde el nacimiento hasta el primer mes de vida. Incluso se fue más allá y se empezó a hablar de la Perinatología, que abarca el embarazo visto desde el punto de vista de la evolución embrionaria hasta el nacimiento.

Costó mucho convencer a la sociedad acerca de que estos cambios eran IMPRESCINDIBLES. ¿Y por qué hago hincapié en esta importancia? Porque las características evolutivas, las patologías, los tratamientos que fueron cada vez más eficientes, tecnológicos  y más complejos,  requerían un conocimiento mucho más profundo del  que un pediatra podía tener. Aún más, llevó muchos años de “lucha” convencer a los obstetras, pediatras y nurses, sobre la presencia indispensable de un neonatólogo en la sala de partos durante el momento del nacimiento,  para la atención del recién nacido ante eventualidades del momento,  que de no ser resueltas de manera rápida y eficiente,  podían producir graves consecuencias en el futuro del niño y la familia. Finalmente fue aceptado!!!

Quizás fue más fácil aceptar que el neonatólogo opinara sobre la evolución intrauterina del bebé. Diagnósticos precoces de alteraciones genéticas, y de patologías cardiológicas que podían ser reparadas estando aún el bebé en el útero materno, hicieron que la consulta Perinatología fuera imprescindible.

¿Y los adolescentes?

Ahora bien, después de las etapas (periodos perinatal, nacimiento, infancia)  y  las especialidades mencionadas anteriormente, llegamos al punto clave ¿QUIEN DEBE ATENDER A LOS ADOLESCENTES?

Lo primero que se me ocurrió fue hacer un listado objetivo y médico de las características físicas, emocionales y de las patologías más frecuentes en una y otra etapa. Por un lado la infancia,  y por otro la pubertad,  la adolescencia y la adultez joven,  y finalmente la edad adulta.

He aquí los resultados:
En la infancia las patologías más frecuentes son anginas, otitis, gastroenteritis, cuadros virales con erupciones cutáneas tipo quinta o sexta enfermedad, megaloeritema, laringitis (falso crup), retardo de crecimiento, síndromes de malabsorción de lactosa, de gluten (síndrome celiaco), estrabismo y otras alteraciones visuales miopía hipermetropía astigmatismo,sordera, trastornos del habla, trastornos del aprendizaje, alteraciones del espectro autista, infecciones urinarias por alteraciones congénitas de la vía urinaria, luxación y displasias de cadera, enuresis, alteraciones posturales, alteraciones ortopédicas (pie bot genu valgo etc,), bronquitis obstructiva, soplos cardíacos que es necesario separar los funcionales de los orgánicos.

¿SIGO?
Bueno no sigo,  pero hay muchos más…

Y nos queda todo lo relacionado con la evolución emocional que podría plantearlo con una sola pregunta ¿ COMO HAGO PARA CRIAR A MI HIJO PARA QUE SEA UN ADOLESCENTE CON MENOS RIESGOS Y UN ADULTO QUE SEPA ELEGIR COMO SER FELIZ …? PUNTO.

Mil libros, posturas, ideologías, religiones, sociedades opinan individualmente sobre esta etapa de la crianza de los hijos. Pregunte y elija sabiendo que hay una seria responsabilidad en el futuro de vida de esos niños de lo que reciben en la infancia.

Como decía Florencio Escardo ” Uno cosecha en la adolescencia lo que siembra en la infancia”.

Hagamos el mismo razonamiento ahora,  sobre qué cosas le pasan a los adolescentes y realicemos una comparación con la infancia.

En la pubertad los cambios físicos son impresionantes y además no siguen un patrón común a todos, cada uno lo hace a su manera y en tiempos diferentes, y esas diferencias generan sensaciones y emociones nuevas que en la infancia en general no existían Mil preguntas se hacen desde la pubertad y en la adolescencia:¿Es normal?, ¿Soy normal?,  ¿Por qué?, ¿Cuándo?,  ¿Cómo?,  ¿Para qué? , Siento esto, Me pasa esto, ¿A quién le pregunto?,  Me da vergüenza, ¿Qué elijo?, Tengo que  pensarlo o lo hago a ver qué pasa? , etc.

A esta edad la sexualidad, la nutrición, el aspecto físico, peso y talla, maduración sexual, el deporte, el estudio, uso de drogas, enfermedades de transmisión sexual, enfermedades más comunes de la etapa que no se dan en la infancia con la misma frecuencia, vacunaciones imprescindibles que son diferentes a las de la infancia, embarazo adolescente, relaciones sexuales ¿Cuando?, ¿Cómo?, ¿Con quién? …. ¿SIGO?

Todo esto tan diferente de la infancia requiere de alguien que SEPA DE QUE SE TRATA.
Que no improvise.
Que respete.
Que escuche.
Que pueda comprender lo que le sucede al puber y al adolescente.

Que sea alguien a quien el adolescente pueda consultar con confianza,  y que sepa que su confidencialidad será respetada,  y al mismo tiempo que lo pueda proteger en situaciones de riesgo o protegerlo sin asumir ni ocupar el rol de los padres, es decir, que pueda estar cerca pero cuidando el lugar de la familia o de algún adulto responsable.

No les parece que se da otra vez lo de antes: Perinatólogo, Neonatólogo, Pediatra, Médico de adolescentes: Ah, se llama Hebiatra!!!,  Médico clínico.

Para finalizar, también  los especialistas en algún tema: Cardiólogo, Ginecólogo, Neumólogo, Oftalmólogo,  Endocrinólogo, Especialista en Crecimiento y desarrollo nutricionista,  Psicólogo,  Psiquiatra,  etc. deben conocer en profundidad lo que es un púber,  un adolescente,  para tratarlo no solo desde el punto de vista orgánico sino respetando las características emocionales de cada uno de ellos.

Una frase más que nunca mejor aplicada. HAY DOS COSAS QUE NO VUELVEN: LA PIEDRA UNA VEZ TIRADA Y LA PALABRA UNA VEZ DICHA.

¿Por qué la recuerdo ahora? Porque lo que le digan al adolescente y la forma que se lo digan puede influir seriamente en la interpretación que haga y en la conductas posteriores.

La hebiatría (del griego ἥβη [hébe] ‘juventud’) es la rama de la medicina que estudia al adolescente y sus enfermedades. El término procede del griego héebee (‘pubertad’) e iatrea (‘curación’), pero sus fines son mucho más extensos que la mera curación de las enfermedades de los adolescentes, ya que esta especialidad estudia al joven desde los diferentes aspectos: biológicos, psíquicos y sociales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s