De Piercings, Tatuajes y cultura adolescente.

Por Cecilia I Crowe – Dermatóloga Pediatra, MN 100.473

Parte I

tatoo

Con el paso del tiempo y con cada vez mayor frecuencia en los últimos años, ha adquirido popularidad la realización de tatuajes y aplicación de piercings en niños, adolescentes y adultos jóvenes, a modo de “arte corporal”.

Pero… ¿Qué es un piercing y qué es un tatuaje?

El piercing, palabra adaptada al español como pirsin, es la práctica de perforar una parte del cuerpo para insertar, en general, aretes o arandelas y, el tatuaje, es el cambio de color de la piel por introducción artificial de partículas de pigmento (aluminio, titanio, carbón) con fines decorativos.

¿Hay distintos tipos de piercings y tatuajes?

¡Sí! Los tatuajes decorativos, desde la antigüedad, se han asociado a distintas costumbres culturales de la sociedad.

Existen tatuajes profesionales y los no profesionales. Los tatuajes profesionales usan distintos colores y los diseños pueden ser verdaderamente elaborados.

Los tatuajes no profesionales, realizados en forma amateur, usan tinta china, que se introduce en la piel con cualquier elemento punzante.

Éstos, ya sean profesionales como no profesionales, son permanentes.

Últimamente, se ha puesto de moda, la práctica de tatuajes no permanentes con “henna”. Aunque este tipo de tatuajes son temporarios e “inocuos” tanto éstos, como los  permanentes, pueden producir distintos efectos no deseados en nuestro cuerpo.

Con respecto a la técnica de piercing, existen distintos estilos de perforaciones: de la cara (naríz, lengua, labios, mejillas, cejas) de oreja (punción y dilatación con arandelas) de otras partes del cuerpo (nuca, pezones, ombligo) y genitales (tanto femeninos como masculinos)

¿Cuáles son las consecuencias adversas que me puede pasar al hacerme un tatuaje o piercing?

Las complicaciones asociadas pueden ser:

  • Infecciosas (a nivel local, en la zona del tatuaje o piercing, pudiéndose diseminar la infección al resto del cuerpo si no es tratada, y el posible contagio de enfermedades de transmisión sanguínea, como la Hepatitis B y la infección por VIH),
  • Alérgicas, sobre todo, la irritación (“dermatitis”) por contacto alérgica desencadenada muy frecuentemente por las tatuajes temporarios con Henna, tanto como por las tintas utilizadas en los tatuajes permanentes, al producir sensibilización de nuestra piel,
  • Alteraciones de la boca y lengua en los piercings de lengua y labios,
  • Rechazo del cuerpo del piercing y
  • Cicatrización no deseada en forma permanente tanto con los piercings como con los tatuajes.

Nos quedamos pensando… y, en nuestro próximo artículo del blog, analizaremos la posibilidad de remover los tatuajes y piercings, sus consecuencias y las conclusiones del tema.

¡Hasta pronto!

 

Anuncios

Accidentes domésticos. Prevención! Las cortinas pueden provocar asfixia en los más chicos. Por Dr. Julio Cukier

cortinas

Los accidentes son muy  frecuentes en el hogar,  en la mayoría de los casos suelen darse en niños menores de 5 años. Uno de los accidentes de más riesgo es el ahorcamiento por cordones de cortinas.

¿Cómo sucede esto? Puede ocurrir que los niños jueguen con los cordones, se los coloquen  alrededor del cuello y den vueltas. Esta secuencia ocasiona situaciones de asfixia que pueden llevar a la muerte.

En general,  “el niño”  se encuentra en un plano elevado, un sofá, una cama, una mesa ratona,  y se enreda en la cuerda,  pierde el equilibrio y cae quedando colgado del cuello.

En primer lugar, se producen  lesiones por asfixia debido en general a la compresión del hueso hioides (nuez de Adán) y su desplazamiento hacia atrás.

Pero también se produce un compromiso circulatorio de los vasos del cuello,  que determina la falta de llegada de sangre al cerebro y produce la pérdida de conocimiento asociada a estos episodios.

Por último se agrega el estímulo directo sobre el nervio neumogástrico que da trastornos respiratorios y cardiológicos de tipo reflejo.

CÓMO PREVENIR

La prevención consiste en atar los cordones de las cortinas y de las persianas de enrollar, en lugares siempre alejados del alcance de los niños.

También es recomendable asegurarlos a la pared con sujetadores especiales.  Para esto se deben  cortar los terminales de los cordones para que no queden colgando o  instalar topes para los cordones de las persianas de enrollar.

Es muy importante además alejar los muebles,  camas, sillones y  mesa  de las cortinas, de tal manera que no puedan ser utilizadas como apoyo para llegar a los cordones o cintas de las cortinas.

Acordate siempre de tomar medidas preventivas con los objetos y espacios que resulten riesgosos.  No dejes que tu casa sea un lugar peligroso para los más chicos.