De Piercings, Tatuajes y cultura adolescente.

Por Cecilia I Crowe – Dermatóloga Pediatra, MN 100.473

Parte I

tatoo

Con el paso del tiempo y con cada vez mayor frecuencia en los últimos años, ha adquirido popularidad la realización de tatuajes y aplicación de piercings en niños, adolescentes y adultos jóvenes, a modo de “arte corporal”.

Pero… ¿Qué es un piercing y qué es un tatuaje?

El piercing, palabra adaptada al español como pirsin, es la práctica de perforar una parte del cuerpo para insertar, en general, aretes o arandelas y, el tatuaje, es el cambio de color de la piel por introducción artificial de partículas de pigmento (aluminio, titanio, carbón) con fines decorativos.

¿Hay distintos tipos de piercings y tatuajes?

¡Sí! Los tatuajes decorativos, desde la antigüedad, se han asociado a distintas costumbres culturales de la sociedad.

Existen tatuajes profesionales y los no profesionales. Los tatuajes profesionales usan distintos colores y los diseños pueden ser verdaderamente elaborados.

Los tatuajes no profesionales, realizados en forma amateur, usan tinta china, que se introduce en la piel con cualquier elemento punzante.

Éstos, ya sean profesionales como no profesionales, son permanentes.

Últimamente, se ha puesto de moda, la práctica de tatuajes no permanentes con “henna”. Aunque este tipo de tatuajes son temporarios e “inocuos” tanto éstos, como los  permanentes, pueden producir distintos efectos no deseados en nuestro cuerpo.

Con respecto a la técnica de piercing, existen distintos estilos de perforaciones: de la cara (naríz, lengua, labios, mejillas, cejas) de oreja (punción y dilatación con arandelas) de otras partes del cuerpo (nuca, pezones, ombligo) y genitales (tanto femeninos como masculinos)

¿Cuáles son las consecuencias adversas que me puede pasar al hacerme un tatuaje o piercing?

Las complicaciones asociadas pueden ser:

  • Infecciosas (a nivel local, en la zona del tatuaje o piercing, pudiéndose diseminar la infección al resto del cuerpo si no es tratada, y el posible contagio de enfermedades de transmisión sanguínea, como la Hepatitis B y la infección por VIH),
  • Alérgicas, sobre todo, la irritación (“dermatitis”) por contacto alérgica desencadenada muy frecuentemente por las tatuajes temporarios con Henna, tanto como por las tintas utilizadas en los tatuajes permanentes, al producir sensibilización de nuestra piel,
  • Alteraciones de la boca y lengua en los piercings de lengua y labios,
  • Rechazo del cuerpo del piercing y
  • Cicatrización no deseada en forma permanente tanto con los piercings como con los tatuajes.

Nos quedamos pensando… y, en nuestro próximo artículo del blog, analizaremos la posibilidad de remover los tatuajes y piercings, sus consecuencias y las conclusiones del tema.

¡Hasta pronto!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s