ABUSO Y VIOLENCIA SEXUAL EN NIÑAS/OS Y ADOLESCENTES

Por Fundación ADOS

Prendemos la tele y nos indignamos con la noticia del cura abusador de menores; leemos el diario y nos angustiamos por los crecientes casos de abuso perpetrados por profesores de diversas disciplinas. En la puerta de la escuela, madres y padres comentan por lo bajo alguna que otra historia de abuso en el seno de una  ´´¿familia bien?´´ …

Está delante de nuestros ojos, sucede todo el tiempo, atraviesa clases sociales, afecta  tanto a mujeres como a  varones, cambia el rumbo de la vida de nuestras niñas y niños. Y sin embargo, como sociedad, no pasamos más que de la ira inicial.

ilustacadosnota

Un problema social grave

Debemos saber que 1 de cada 4 mujeres y 1 de cada 6 varones sufrió a lo largo de su vida algún tipo de maltrato reconocido como abuso. Hay otro dato revelador que nos indica que el 90 % de los abusos son intrafamiliares (tíos, abuelos, amigos/conocidos de la familia, etc.)

En el resto de los casos, el abusador frecuentemente busca ocupaciones que le permitan tener contacto legítimo y asiduo con el niño/a, por ejemplo: entrenador o asistente deportivo, maestro o asistente preescolar, chofer de camioneta escolar, catequista, sacerdote, pastor o guía de cualquier religión, etc.

Como se expresa en el reciente libro publicado por ADOS “Aspectos interdisciplinarios para enfrentar al abuso y violencia sexual”, la violencia hacia niñas, niños y adolescentes es un problema social grave, complejo y multicausal, que representa una de las formas más extremas de vulneración de derechos. Es el resultado de inequidades históricas, políticas, sociales, económicas y culturales, naturalizadas y toleradas”.

Hay situaciones de abuso que logran identificarse en edades tempranas, y a pesar de las consecuencias traumáticas y físicas (por ejemplo, contagio de enfermedades de transmisión sexual, etc.),  la víctima puede acceder a un tratamiento clínico y terapéutico contenedor, pero lamentablemente hay miles de casos que no son identificados en la niñez y aumentan el riesgo de desarrollar desórdenes físicos, psíquicos y emocionales en la persona abusada  a lo largo de su vida adulta (manifestaciones psicosomáticas, disfunciones afectivas y disfunciones sexuales).

¿Y ahora qué?

Primero, hay que tener en cuenta que el  abuso sexual infantil es antes que nada, abuso de poder, y el secreto es su característica fundamental. El abusador le infunde miedo a la víctima y es ahí donde se da lugar al pacto de silencio. Por lo general, el abusador interpela a la víctima desde la palabra amenazante y la culpa: vos contalo que nadie te va a creer, si lo contás los echo de casa, si hablás me meten preso, etc. Así, la víctima queda atrapada en una tormentosa encrucijada que le provoca una sensación de desamparo.

Cuando los niños y adolescentes no pueden revelar lo que les sucedió, es posible que los adultos responsables que estén en contacto con ellos, sí  lleguen a tener indicios de que algo está ocurriendo.  Por eso, uno de los aspectos fundamentales de esta problemática tiene que ver con el accionar de las  instituciones médicas o educativas ante una sospecha de abuso sexual.

¿Qué pasa con ese médico o profesional de la salud que sospecha que su paciente pudo haber sido abusado?, o ¿qué hace el docente que empieza a percibir signos que en el comportamiento diario del niño/a en el espacio escolar pueden estar asociados a una situación de abuso?

En este sentido, el Dr. Julio Cukier, Pediatra y especialista en Adolescencia, nos comenta su experiencia: “En lo general el abuso, a diferencia de una violación,  no tiene muchos síntomas visibles para detectarlo. Nosotros los pediatras a veces nos preguntamos, ¿será verdad lo que dice la madre o estará enojada con el padre? Uno se queda con una sensación de si creer o no creer,  y aunque  lo crea uno piensa, -si yo empiezo a indagar, a investigar y hago una denuncia, por ahí termino perjudicando a alguien que quizás sea inocente-. Y resulta que solamente la fabulación o el invento de un caso de abuso corresponde a un porcentaje menor del 5 %. Por eso, cuando el chico habla, es gravísimo el error médico de ignorarlo, no sólo médico, también los docentes, etc. El niño debe ser escuchado y creído en primera instancia, y los pasos posteriores demostrarán la veracidad de sus dichos”

Este es un punto clave, porque el involucramiento del profesional, más allá de ser una decisión de compromiso personal, actualmente es una obligación legal establecida por el Código Penal vigente en nuestro país.

Rompiendo el silencio

Los médicos y los docentes tienen que estar atentos al momento de la “revelación” o “develación”.  Los especialistas coinciden en que uno de los primeros pasos es creer siempre en el relato, de las niñas, niños y adolescentes, porque por lo general a los chicos no se les cree.

Los docentes y/o profesionales de la Salud que sospechan o perciben un caso de abuso, como decíamos anteriormente,   cuentan con la posibilidad legal de realizar una “denuncia de sospecha”. Si bien hay un desconocimiento general en la sociedad sobre el tema, tenemos que tener en cuenta, que la denuncia de sospecha no es opcional, sino obligatoria.

Como sostiene la Dra. Alejandra Giurgiovich, médica especialista en Ginecología y Obstetricia “En realidad nadie desearía involucrarse, pero es necesario hacerlo para ayudar al chico y  a la familia y “detener” el hecho. El interés primario es proteger a ese chiquito o adolescente, porque hay mujeres y varones desprotegidos. Y hablo de los varones porque hay una investigación que hicimos en el Hospital de Clínicas en el cual no se le preguntaba a los varones si habían sido abusados, se le preguntaba solo a las mujeres, sin embargo los varones son abusados igual”

En lo que respecta al consultorio, cuando los médicos identifican el caso de abuso, se hace necesario  que realicen un trabajo en red con otros profesionales especializados en el tema, siempre preservando la confidencialidad de los hechos.

En cuanto a la escuela, uno de los principales espacios  de detección de signos de abuso, los docentes pueden estar atentos a observar cambios en la conducta de los chicos, variaciones del rendimiento escolar, de las formas de hablar, expresiones artísticas, o directamente develaciones de lo que sienten o sufren.

Muchas veces el escenario en las instituciones educativas  pareciera ser muy desfavorable por las problemáticas y necesidades que atraviesan de toda índole, pero los docentes deben saber que no están solos, pueden tomar conocimiento del protocolo de acción del gabinete de  la institución educativa donde trabajan y accionar en red en pos de bienestar del  niño o adolescente víctima de abuso y/o maltrato.

La tarea de docentes y médicos no es sencilla, por un lado hacer visible lo que se intenta ocultar,  pero al mismo tiempo resguardar la integridad del niño y respetar sus tiempos.

La revictimización

Como vimos recientemente, si las instituciones callan, las víctimas no tienen salida. Pero cuando el pacto de silencio se rompe, y el niño/a puede hablar, si las instituciones fallan en el accionar,  la víctimas pueden caer en lo que se denomina revictimización. Es decir, ser sometidas a prácticas o circunstancias que le causan un nuevo sufrimiento.

Como bien señala la Dra. Diana Pasqualini, médica pediatra y especialista en Adolescencia: “La revictimización  puede ser en la escuela, en la consulta y/o en la justicia. La revictimización es no creer en el relato, es hacerles contar mil veces ante distintas personas lo mismo, cuando tiene que estar registrado en la historia clínica y nunca más preguntársele, excepto los profesionales que están interviniendo. Revicitimizar es cuando el juez pone al abusador frente a la víctima. Revictimizar es trasladarlos en el mismo patrullero, como tantos otros ejemplos”

Si bien hubo avances, la Justicia también tiene como desafío cambiar su  mirada y entender que un abuso  no es un hecho aislado,  sino que influye en el resto de la vida de un ser humano

Entornos protectores

Aunque el panorama sea complejo, es posible que las diferentes instituciones (Familia, Escuela, Servicios de Salud, Justicia) trabajen en conjunto para crear y fortalecer redes en pos  del cuidado y la protección de nuestra/os niñas/os y adolescentes.

La Ley de Educación Sexual Integral (26150) ha sido de gran progreso en la Argentina, e hizo posible que muchos temas comenzaran a abordarse en el ámbito educativo.  También abrió nuevos caminos para pensar en la prevención de situaciones desde la primera infancia.

Como sociedad,  más que enojarnos y dar vuelta la página para mañana indignarnos con la siguiente noticia,  tenemos otra alternativa, derribar la barrera del miedo y del “de esto no se habla”, y  comprometernos en estar más presentes en el cuidado de los más chicos, escucharlos, contenerlos y formarlos desde la libertad, el cuidado y el respeto del cuerpo propio y ajeno.

El  Estado, por su parte deberá asumir cuanto antes que la problemática del abuso y la violencia sexual de los niños/as y adolescentes es una prioridad dentro del sistema de Salud Pública.

Definición de maltrato, violencia y abuso:

Definimos al maltrato y la violencia familiar, sexual, como un abuso de poder tanto de aspecto psicológico como físico y sexual. El abuso sexual siempre deja secuelas o marcas psicológicas pero pocas veces, físicas.

La violación, por el contrario, por ser inesperada, por fuerza física y por sorpresa siempre deja lesión física.

El abuso se puede dar en cualquier clase social, no respeta nivel económico ni cultural.

 

 

 

Anuncios

ADOS presentó su nuevo libro “Aspectos interdisciplinarios para enfrentar al abuso y violencia sexual” (Editorial Ascune)

 

ANTE LAS ATROCIDADES
HAY QUE TOMAR PARTIDO.
LA POSICIÓN NEUTRAL
AYUDA SIEMPRE AL AGRESOR,
NUNCA A LA VÍCTIMA.
EL SILENCIO ESTIMULA
AL VERDUGO,
NUNCA AL QUE SUFRE.

Elle Wiesel, Nobel de la Paz

 

La exposición estuvo a cargo del Dr. Julio Cukier (Director Médico de ADOS), Dra. Alejandra Giurgiovich y Dra. Diana Pasqualini.

 

A continuación compartimos con Uds. las palabras de los especialistas.

Dr. Julio Cukier

Una vez un médico colega atiende un paciente y cinco minutos después viene a mi consultorio y me cuenta que la madre había venido a relatarle que el padre abusaba del hijo. La pregunta era ¿Y qué hago? Y yo le dije: La verdad no sé, seamos sinceros. Y después de eso empezamos a pensar que había que hacer, empezamos a buscar, a investigar, y cada investigación y cada lectura de las estadísticas, me hicieron reflexionar seriamente en cuantas cosas se nos escapan, por no saber o no querer saber.

Me destapó un poco la ignorancia y la negación que tenía yo que soy un médico pediatra desde hace muchos años, y es lo que le pasa un poco a toda la gente con este tema.

Según las estadísticas “1 de cada 4 niñas y 1 de cada 8 varones han sido alguna vez abusados”, y no son precisamente los más chicos, sino también pre adolescentes y adolescentes, y que no cuentan. Por eso en el prefacio de nuestro libro hay una frase que es “tratemos de hablar de esto porque de esto no se habla”. No sé habla por cierto temor del que es abusado porque tiene miedo, el otro le infunde miedo.

Hay un dato que es bastante inconcebible. El 90 por ciento de los abusos son intrafamiliares. O dentro del hogar, o un tío, o un abuelo, etc.

En lo general el abuso no tiene muchos síntomas visibles como para detectarlo. Una violación requiere fuerza, incluso nosotros los pediatras a veces nos preguntamos, será verdad, será verdad lo que dice la madre o estará enojada con el padre? Esto ha pasado en la historia, en Woody Allen, por ejemplo. Uno se queda con una sensación de cuando le cuentan esto no sabe si creer o no creer,  y aunque  lo crea uno piensa si yo empiezo a indagar, a investigar y hago una denuncia, por ahí termino perjudicando a alguien gravemente y quizás es inocente. Y en especial cuando es el chico el que cuenta, porque a los chicos no se les cree. Y resulta que solamente la fabulación o el invento de un caso de abuso corresponde a un 4 o 5 %. Cuando el chico dice esto, es gravísimo el error médico de ignorarlo, no sólo médico, de los docentes, etc., o sea, acá están involucrados todos los adultos que rodean a la situación.  De esto también se aprovechan los abusadores en el sentido en que le dicen a las víctimas: vos contalo porque igual nadie te va a creer.

Creo que en ADOS tenemos una ideología de trabajar con los adolescentes de una determinada manera.

Esto pasa en la infancia y en la adolescencia, no son creídas estas situaciones la mayoría de las veces, y esto genera además del abuso, otra consecuencia más.El adolescente tiene una historia. No puedo dejar de decir la misma frase de Escarló siempre: Uno cosecha en la adolescencia lo que siembra en la infancia.

La infancia de los adolescentes conflictivos está llena siempre de situaciones agresivas, que cuando el chico es adolescente y se pone agresivo, todos piensan y bueno… es adolescente, pero no se acuerdan de su historia.

Porque esto empieza con el primer año de vida, lo que significa la teoría del apego, el tener a alguien que los cuide, que les transmita confianza,  esto genera una situación diferente, y cuando esto no pasa  y después en la infancia cuando no es respetado.

Tengo que agregar algo más que es lo del abuso. Uno dice: lo maltratan psicológica o físicamente, es algo que es conocido ya. Hay países que han autorizado a los docentes  el pegarle a los chicos con una regla en la mano… ahora , hace cuatro o cinco años en Inglaterra hay una ley que permite que un poquito se les puede pegar a los chicos. Esto es una historia…

En base a esa preocupación que teníamos sobre el que se hacía en estos casos? Lo primero que yo encontré es: uno no denuncia el abuso. Si uno como profesional, como docente, como adulto relacionado con la situación y que se entera, uno puede  hacer una “denuncia de sospecha”. Acá en Argentina  hay varias instituciones,  lugares a donde uno puede llamar y decir: tengo la sensación de que algunos de los síntomas que están en ese momento en este chico que tienen que ver con el cambio de comportamiento, cambio de actitud,  hay un montón, un listado enorme que no responden solamente al abuso, pero uno está obligado a pensar en el abuso.

De esto se hizo un seminario que se hizo el año pasado y hubo mucha gente y todo el mundo coincidió en que la frecuencia era muy alta, y uno de los jueces por ejemplo vino a transmitirnos qué actitud toma la Justicia argentina frente a un caso de abuso.  Uno supone que la Justicia tiene una formación en la defensa de los chicos, pero cuando él leyó sentencias judiciales  nos dimos cuenta que no. La Justicia desconoce absolutamente, tiene mil justificativos para liberar al abusador.

La violencia sexual, la violencia de género, todo esto en los últimos tres años, y ¿el abuso? Repito, es un tema del cual no se puede dejar de hablar. Hay que contarlo, hay que pensarlo. Entonces la invitación a todos nosotros es que tengamos presentes que esto puede ser en cualquier ámbito, esto no pasa dependiendo del estrato social que es otro elemento que no se tiene muy en cuenta, porque siempre se piensa que el abusador es alguien que vive en un lugar marginal, que tiene poca formación educativa, que tiene poca capacidad de pensamiento. No, de esto hay un libro muy interesante que cuenta como “esto pasa en las mejores familias”. Hace poco hubo una denuncia de un hermano de  una familia muy conocida, salió en todos los diarios, por supuesto la noticia duro solo 48 hs. Esto muestra que la sociedad es cómplice de esto.

En ADOS tenemos una frase que dice: “ADOS es una institución de atención del adolescente y su familia”. Y yo pensaba mientras empezaba la charla de hoy que me gustaría cambiarle el nombre: ESTA ES UNA INSTITUCIÓN EN DEFENSA DE LOS ADOLESCENTES, que es un grupo etario que es agredido permanentemente.

El abusador  a diferencia del violador, hace un trabajo previo de preparación, de elegir a la víctima, de acercarse, de tratar de quedar bien, de hacer regalos, es decir, va preparando el terreno con premeditación y alevosía. Lo tienen pensado y planeado desde antes.

Ninguno de nosotros va a hacer una denuncia directa de que hay alguien que abusó de otro, pero si podemos hacer una denuncia de sospecha. Entonces perdamos el miedo de decirlo y de denunciarlo, porque hay instituciones que reciben “denuncia de sospecha”. Uno tiene miedo de muchas cosas, de cometer una injusticia. Cuando un chico dice que ha sido abusado, de alguna manera,  que no significa  siempre ser violado, o  con penetración que dejan a veces marcas anatómicas, hay otras formas de abuso que son menos visibles, que son difíciles de demostrar, pero que uno está obligado y el equipo de profesionales tiene que estar muy bien formado para poder evaluar la situación de forma equitativa para no cometer errores. Y después hay que tratar de que la Justicia cambie su mirada y entienda que esto no es un hecho aislado sino que influye en el resto de la vida de un ser humano.

Habrán salido muchas personas a contar por ejemplo que en instituciones religiosas ha habido abuso en forma permanente, pero no hay una respuesta de la sociedad que sea pareja.

La idea es generar en todos nosotros una situación de enojo lo suficientemente grande para que esto no produzca, no siga pasando, no sé cuánto vamos a lograr pero creo que tenemos que trabajar en esto. Mi invitación a todos los presentes, creo que vale la pena.

Me alegro de haber podido resumir en todos los capítulos,  las cosas que se dijeron en  el seminario. Creo que los capítulos son muy buenos,  y con mucho miedo había que prologarlo. Agradezco mucho a Diana Pasqualini que se haya animado a prologarlo.

Cuando nosotros decimos “somos especialistas en escuchar” estamos haciendo hincapié en algo que es fundamental porque los chicos necesitan ser escuchados.

Hay que terminar con que “DE ESTO NO SE HABLA”. Si Uds.  pueden salir de acá hoy pensando que de esto sí se habla es una gran victoria para los chicos.

 

Dra. Diana Pasqualini

A mí el libro  me encantó. Es un libro interdisciplinario que consta de 20 capítulos  y esos capítulos tiene 21 colaboradores, tienen la visión de 20 profesionales, además de profesionales de la salud, de la educación, de la justicia, etc.

Este libro contiene temas de ética, educación, aspectos legales, neurología, psiquiatría, psico-neuro-endocrinología, ginecología, obstetricia, aspectos del abuso en el área informática, entre otros.

Cuando vienen adolescentes o niños con su familia, en general la idea es  que al pediatra o hebiatra se va por una afección física. No todos los papás tienen el concepto de que también se puede ir al pediatra no solo por la salud física, sino por la salud emocional o los comportamientos.  Entonces cuando un papá percibe un comportamiento que le llama la atención de un niño o adolescente, no todos saben que el pediatra puede ayudarlos.

Ese es un paso difícil. Y  no todos los pediatras saben que el tema de los comportamientos de los niños y adolescentes es un tema que también les corresponde. Por lo cual no todos los profesionales que atienden niños y adolescentes están capacitados en abordar los temas de salud emocional, salud social, y esto es un problema.

Todo se arregla cuando se trabaja en equipo interdisciplinarios porque uno va a aprendiendo, y aprende un poco de los saberes de los otros, uno va viendo distintas visiones y va percibiendo distintas realidades entonces las estrategias son mucho más efectivas. Y eso es lo que ve en este libro.

Hay capítulos dedicados a los docentes, eso nos parece muy importante. en donde se le señala a los docentes la importancia de escuchar, de estar atentos y de no negar una realidad. A veces uno no percibe las cosas desde la palabra o desde el dibujo sino desde la intuición.

Esta percepción que uno tiene hay que desarrollarla. Hay docentes que están sumamente capacitados para entender lo que le pasa al niño, para ver lo que dibuja, como se comporta y para escucharlo. Y esos docentes son los que más fácilmente pueden detectar una situación de abuso y tienen que saber que la denuncia es obligatoria sobre la sospecha de abuso, pero que no lo tiene que hacer solo, tiene que buscar apoyo por ejemplo en los directivos de escuela o del gabinete psIcopedagógico.  Tienen que buscar ayuda desde adentro y desde afuera de la escuela para ir entendiendo lo que pasa, para poder ir haciendo un diagnóstico y elevar una denuncia como corresponde.  Pero a veces hay tiempos para hacer la denuncia, pero a veces no hay tiempo, hay que actuar ya. Y lo sabemos muy bien los profesionales de la salud, que cuando  percibimos una situación de abuso a veces es una urgencia, especialmente si el abusador convive con ese niño o adolescente.  Nosotros no tenemos el poder de decirle váyase de su casa. Eso se lo tiene que decir un juez. Por lo cual nosotros tenemos la obligación antes del que el paciente se vaya del hospital, como profesionales de la salud, de hacer una intervención, para que justamente ese niño o  no vuelva a su casa o si vuelve a su casa, el abusador de vaya.  Y tenemos organismos que nos ayudar muy efectivamente y para eso existe la Guardia de abogados o el Consejo de derechos niños, niñas y adolescentes, con los cuales trabajamos en permanente  contacto, y sabemos cómo hacer para que justamente ese niño/a o adolescente no sea nuevamente victimizado, y nosotros no seamos cómplices, porque eso es lo que somos si no hacemos una denuncia de sospecha.

Hubo casos de problemas serios con docentes que no hicieron la denuncia de sospecha como correspondía. Es una falta muy grave.

A veces lo niños y adolescentes no lo expresan con las palabras que nosotros conocemos, lo expresan con síntomas que pueden ser físicos, emocionales y sociales, con comportamientos que llaman la atención. Uno como profesional tiene que estar atento e ir viendo, y si se llega a dar la “develación” no quedarse sin hacer nada. A veces pensamos esto no puede ser, mirá estas personas, estos padres, son tan prestigiosas cómo le van a hacer esto a sus hijos… Personas muy prestigiosas han abusado de sus hijos. Es más, esas personas muchas veces hacen asociaciones que los defienden. Esos padres son defendidos con la excusa de que la madre inventa el abuso separarlos de sus  hijos. Estamos muy acostumbrados en el hospital a ver este tipo de situaciones que  son sumamente dañinas para ese niño o esa niña. Y que solamente pueden intervenir en  los hospitales, porque cuando se da una situación de esa magnitud es muy difícil actual desde lo privado.

Ante estas situaciones la postura del profesional de la salud tiene que ser de mucho compromiso, porque seguramente va a recibir amenazas del entorno familiar. Por eso muchas veces es conveniente que sea caso sea llevado a un hospital público. Estos chicos pueden tener contención en muchos hospitales públicos.

Habitualmente vemos casos de clases sociales más bajas donde llegan al hospital y la mamá o el chico mismo  relatan espontáneamente lo sucedido y uno puede actuar inmediatamente, pero ahí también se dan otros tipos de problemáticas.

Nosotros vemos todo el tiempo una enorme cantidad de adolescentes que  han sido maltratados a lo largo de su vida, que no han tenido sostén en el hogar, que no han tenido límites, entonces donde la percepción entre lo prohibido y lo permitido no está en su conciencia, por lo tanto les da lo mismo ser abusados y abusar, robar, violentar, matar; no tienen miedo de perder la vida porque consideran que no tienen nada que ver. Es muy difícil salir de ahí, porque ahí hay que reconstruir un hogar, ¿y cómo les damos un hogar? Esta es la realidad que estamos viendo.

En el libro aparecen también investigaciones muy interesantes realizadas en el Servicio de Adolescencia, aparecen también relatos de adolescentes que han sido violentados, maltratados y abusados, y hay un tema muy importante que es el tema de la revictimización. La revictimización  puede ser en el colegio, en la consulta y/o en la justicia. La revicitimización es no creer en el relato, la revictimización es hacerles contar mil y una vez ante distintas personas lo mismo, cuando tiene que estar registrado en la historia clínica y nunca más preguntársele, excepto los profesionales que están interviniendo. Revicitimizar es cuando el juez pone al abusador frente a la víctima. Revictimizar es trasladarlos en el mismo patrullero.

También está relatado en este libro todo lo referido al cyberacoso. Que es el bullying, que es el grooming, que es el sexting. Mostrar cosas íntimas de alguien que no lo desea hace daño y está penado por la ley. Últimamente estamos recibiendo a padres que  nos cuentan que sus hijos están conectados con personas que aparentemente son abusadoras, los chicos no perciben el riesgo bajo ningún punto de vista.  Hace muy poquito tuve una paciente de 13 años que decía que iba a salir si o si con la persona que evidentemente iba a abusar de ella, y el papá tuvo que hacer una denuncia para romper este tipo de relación, además de desconectar todos los aparatos de internet de la casa. Hay una situación que se hace difícil de manejar en esos casos para los papás.

Hay cosas que se están haciendo. Se está haciendo un Plan Nacional de erradicación de explosión sexual y comercial de niños/as y adolescentes. Se está haciendo una modificación del Código Procesal Penal de la Nación.   Y tenemos que pensar en algo más que en realidad depende de toda la sociedad, pero esto es difícil,  que es como construir entornos protectores. Es decir, no solamente está el hecho de saber que estos menores han sufrido una situación de maltrato o abuso, y que necesitan ayuda, sino que además necesitan un entorno protector para prevenir estas situaciones. Y acá está la gran apuesta, que vamos hacer todos nosotros para crear entornos protectores para la erradicación del maltrato y el abuso en la adolescencia y la niñez, y este es un gran desafío.

 

Dra. Alejandra Giurgiovich

Quiero dar las gracias a toda la gente que está acá, amigos y colegas con los que aprendí un montón. Con Julio hace más de veinte años que trabajamos juntos, y muchas veces nos tocaron cosas que uno se miraba y se preguntaba y ahora qué?

Yo venía con toda una formación que es del exterior que es protocolista, pasa esto y hacemos esto, paso lo otro hacemos tal, y así. Y en parte eso ayuda, pero hay una parte que no ayuda que es no tener el otro al lado para consultar.

Cuando regresé a la Argentina, la primera persona con la que trabajé fue Julio, el segundo lugar donde  trabajé fue el Hospital del Clínicas de Buenos Aires, donde hay un montón de compañeras que seguimos trabajando en el mismo tema y nos seguimos consultando.

Hay varias cosas que dijo Julio que para los que trabajamos en esto es como el título grande: SIEMPRE LE CREEMOS AL CHICO. Esto es indiscutible. Por más que a los dos días el chico venga y diga, no dra, lo que pasa es que mi papá no me quiso dejar ir al baile. Sabemos que hay una retractación después de las develación porque saben que si  lo van a volver a mandar a la casa, o empieza a ver el movimiento del psicólogo o del trabajador  social,  o de todo aquel que lo quiere ayudar, se va a cumplir lo que le dijo el victimario: por tu culpa la casa se va a romper, a mí me van a mandar preso, que en realidad es donde debe estar. A tu mamá la van a sacar de la casa, a vos te van a sacar de la casa.    Y todo esto lo vamos aprendiendo los que tenemos que lidiar con esto á a día. No es fácil, nos toca trabajar con maltrato, abuso, violación y ahora trata. Los que hacemos gineco -obstetricia vemos chiquitas embarazadas con múltiples abortos y que uno se empieza a preguntar quién las acompaña.

La verdad que muchos de los colegas que están acá con los que escribimos los capítulos de este libro son con quienes nos llamamos y hacemos interconsultas. Y esto es lo valioso y es lo que quisimos transmitir cuando hicimos la jornada, porque en esa jornada no solo hubo psicólogos, sociólogos, hubo maestros, y hubo maestros de artes plásticas que veain dibujos raros, objetos hechos con plastilina, cerámicas raras, que no entendían que eran,  tenemos especialistas en cámara Gesell  que para nosotros es un lujo que hayan escrito. Tenemos sociólogos,  tenemos gente que se dedicó a explicar ojo con internet, cosa que a veces los padres no ven… Y cuando nosotros a veces decimos a las diez de la noche se corta todo, la mama nos dice pero dra. No me va a hablar. No me importa, se saca la Tablet, se desconectan los cables y se lleva el aparato a la habitación. Y ahí empieza la discusión entre el médico y los padres, porque los padres se tienen que ir a la casa con el chico. Y esto que a veces nos parece tan banal a veces termina en un  maltrato, en un abuso. Y muchas veces cuando vamos a los hospitales a dar las charlas les decimos a todos que no tengan miedo, que no tengan miedo de decirlo los médicos de decirlo, que no tengan miedo de decirlo los papas, porque a veces sucede mira sabes que tu hijo le conto al mío tal cosa. Porque a veces también los papás están en un aprieto, y el no decirlo es permitir que el abusador siga, y no proteger a ese chico. Acá el interés primario es proteger a ese chiquito o adolescente, porque hay mujeres y varones desprotegidos. Y hablo de los varones porque hay una investigación que hicimos en el Hospital de Clínica en el cual no se le preguntaba a los varones si habían sido abusados, se le preguntaba solo a las mujeres, sin embargo los varones son abusados igual. Y los pediatras o ginecólogos no nos  preguntamos tampoco, por una cuestión social, de cómo el varón va a ser abusado o violado, si en realidad el  que tiene el pene es él.

Entonces, hay que empezar a replantearse cosas y hay que empezar a no tener miedo. Hice varios protocolos de abuso sexual, y se van a seguir haciendo.  Hoy por hoy el enfoque está puesto en dos puntos. Uno es el protocolo de abuso, que después decidirá la Justicia que no se le vuelva a preguntar nada a ese/a chico/a. La otra cosa es la utilización de la cámara Gesell, que hay muy pocas en la Argentina y gente que las sepa usar. Y el más importante que lo pensamos con Julio hace muy poco, que es trabajar desde el jardín de infantes, ya no en la primaria, en la primaria llegamos tarde. En primer lugar que  protejan su cuerpo, que se quieran, y que puedan decir que no y salir corriendo a y contar lo que les pasó. Pero para eso les tenemos que dar permiso. Entonces si una maestra puede hablar con sus alumnos del cuidado de su cuerpo en un término que un nene de jardín de infantes entienda, esto se puede seguir en la primaria, en la secundaria y también en la universidad. Hay un especialista californiano que dice que la educación sexual nunca termina.

En la Universidad  hay muchos chicos y muchas veces vamos al CBC a hacer preguntas comunes y no las pueden contestar. Muchas veces el abuso está disfrazado de tal manera que el que lo escucha se está dando cuenta que es un abuso  pero el que está dentro del baile no se está dando cuenta donde está metido. No importa que tenga 10 años, 15 o 25. Muchas veces vienen chicas grandes que tienen problemas con su sexualidad, y cuando una empieza a preguntar esto se remonta a cuando eran pequeñas con situaciones de este tipo.

Agradezco al Dr. Julio Cukier y a ADOS por habernos permitido hacer esto entre todos.  Creo que si no perdemos el miedo y si no nos ayudamos entre todos, y cuando digo todos son todas las disciplinas, no solamente los médicos, los maestros, los psicólogos, los sociólogos, los profesores de educación física,  y también importa que aquellas religiones a las que concurrimos tomen las riendas que tenemos que tomar, porque de nada sirve que aparezcan en los diarios curas, pero después los cambien de lugar y con ellos no pasa nada. Porque si los padres no hacen  la denuncia, no se lo castiga al abusador, y el/la chico/a no recibe la ayuda que tenía que recibir, porque entiende que nadie lo ayudó en serio.

staffcompleto

LUZ, CÁMARA, ADOS!

Luz-Cam-Ados---MAILING-NUEVA-FECHA

¡Luz, cámara…ADOS! es un “concurso de cortos” en el que serán los adolescentes los que tendrán la tarea de expandir su creatividad, transmitir sus pensamientos y poder difundir sus conocimientos acerca de un tema que será seleccionado según el interés de cada grupo. Cada filmación será realizada por ellos mismos utilizando el método que deseen y luego se hará una selección de los 3 mejores cortos y 5 menciones especiales siendo galardonados en una entrega de premios con jurado invitado.

¿Quiénes pueden participar?

 Jóvenes entre 16 a 19 años escolarizados.

 La convocatoria se llevará a cabo en escuelas secundarias de CABA y provincia de Bs As.

¿Cuáles son los objetivos?

❶ Promover el interés sobre temas que involucran a los jóvenes.

❷ Motivar la investigación y la creatividad para que los jóvenes se conviertan en protagonistas y creadores de sus propios relatos.

❸ Fomentar el trabajo en equipo

❹ Acercar a los jóvenes herramientas para la elaboración de cortos.

¿Cómo debe realizarse la inscripción?

Para inscribirse es necesario completar un formulario que puede solicitarse por correo electrónico (info@ados.org.ar), o retirarse personalmente en ADOS, Vuelta de Obligado 1551 C.A.B.A.

¿Cuál es el período de inscripción?

Los formularios de inscripción se recibirán hasta el 15 de Julio de 2017.

¿Cuál es la fecha de envío del corto?

El plazo de recepción de cortometrajes se abre el día jueves 1 de Julio de 2017 y se cerrará a las 0:00 hs del lunes 31 de Julio de 2017

¿Qué temas pueden ser abordados?

 Capacidades diferentes  Deportes  Drogas/sustancias  Alcohol  Familia  Relaciones afectivas /sexualidad  Redes sociales / tecnología  Alimentación / Nutrición  Violencia / Bullying  Educación vial

Seguí leyendo las BASES Y CONDICIONES en http://www.ados.org.ar/evento.php?id=2

HABLEMOS DE SEXTING

¿Sabés que es el SEXTING? ¿Recibís contenidos con los cuales no estás de acuerdo? No quedes enredado!. Aquí te damos algunos tips para una vida digital más responsable y saludable.

Por Fundación ADOS

sexting03

El sexting consiste en el envío de contenidos de tipo sexual (principalmente fotografías y/o vídeos) producidos generalmente por el propio remitente, a otras personas por medio de teléfonos móviles.

El sexting no tiene por qué empezar y acabar en el teléfono móvil o dispositivo. La imagen comprometida pudo haber surgido fuera  del celular o la pc,  e igualmente, acabar siendo publicada online.


 

Algunas pautas que pueden asexting02yudarte:

  • Cuidá tu imagen y las de tus seres queridos (amigos, familiares, compañeros, vecinos).
  • Respetá la privacidad de los otros y no envíes sin permiso fotos ajenas. Tener permiso para sacar fotos en privado no quiere decir que tengas permiso para difundirlas.
  • Cuidá tu integridad.: Si te sacás por ejemplo una foto erótica propia y la enviás, tené en cuenta que en ese momento estás perdiendo el control de la privacidad de esa imagen.
  • Si recibís fotos o videos de un conocido no colabores con el reenvío de ese material a otros contactos. Vos tenes el poder de frenar con la sola decisión de no expandir ese material.
  • No pidas a nadie este tipo de fotografías porque pueden ser filtradas y utilizadas con otros fines.

 

 

 

 

HABLEMOS DE GROOMING (parte II)

Por Fundación ADOS

Las consecuencias del cyberacoso

groo2

Daños psicológicos de las víctimas: depresión infantil, descenso de la autoestima, desconfianza, cambios de humor repentinos, bajo rendimiento escolar,  aislamiento, alteraciones en el sueño y la alimentación. Ideas e intentos de suicidio.

Daños físicos: lesiones,  heridas o  traumatismos que son consecuencia del abuso llevado a cabo por el cyberacosador.

Daños en el entorno familiar: falta de comunicación a nivel familiar. Empeoramiento de los vínculos. Hay situaciones de chantaje a la propia familia por parte del acosador.

¿Cómo provenirlo? Tomando conciencia

Podemos ayudar a nuestros chicos y a todo nuestro núcleo familiar tomando medidas simples para un uso seguro de internet.  Compartimos algunos consejos de cybercuidado:

groo7

DIÁLOGO CON LOS CHICOS

  • Los padres tienen que encontrar un espacio para hablar con sus hijos sobre aquello que hacen cuando navegan en internet, cuáles son las webs que visitan con frecuencia, que redes sociales sociales utilizan, etc.  Escuchar y dialogar fortalece el vínculo y  facilita el camino para que ellos puedan pedir ayuda si lo necesitan.

UBICACIÓN Y UTILIZACIÓN DE LA PC

  • Se recomienda que las computadoras estén ubicadas en espacios de uso común y frecuente de las casas, en donde los adultos puedan estar al tanto del tiempo que los chicos utilizan las pcs y para qué las utilizan.
  • Estar atentos a las descargas  de archivos  que se realizan en casa. Supervisar que los chicos no realicen descargas de usuarios que no conocen.

CONOCIMIENTO DE LOS CONTACTOS

  • Es muy importante que los padres conozcan quienes son los contactos/amigos virtuales de sus hijos en internet. Si agregan contactos frecuentemente preguntar quiénes son y dónde los conocieron.

PROTECCIÓN DE DATOS Y CONTRASEÑAS

  • Es importante que los chicos no completen formularios con datos personales o de sus familias. Siempre que necesiten realizar una acción de este tipo debería ser bajo la supervisión de un adulto responsable.
  • Explicar a los chicos que nunca deben enviar ni compartir fotos o videos con desconocidos.
  • Evitar incluir información personal muy específica en las biografías.
  • Colocar contraseñas en todos los dispositivos
  • Utilizar contraseñas seguras. Es recomendable que contengan letras y números. Las claves no deben estar asociadas a datos de predecibles como fechas de nacimiento, nombres, domicilios, etc.
  • Evitar el uso de la misma contraseña en todos los dispositivos o redes sociales.
  • No compartir la contraseña, ni siquiera con amigos. Es recomendable que los niños SI puedan compartir las contraseñas con sus padres.

 

 

 

HABLEMOS DE GROOMING (parte I)

Por Fundación ADOS

El futuro llegó hace rato. Todo está en la nube, como nos enseñan los chicos. Internet se ha convertido es una herramienta imprescindible para la sociedad,   que nos permite estar conectados  y  realizar diferentes acciones simplificando la barrera del tiempo y el espacio, pero también la tecnología ha generado transformaciones en los vínculos.  ¿Estamos realmente atentos  e informados sobre los peligros reales y las consecuencias del mundo on line en la  vida de nuestros niños y adolescentes?

grooming

El grooming y el cyberbullying son dos de los principales riesgos de cyberacoso que se producen en Internet y en las plataformas de redes sociales, por lo que es fundamental la formación de padres, madres, educadores/as, profesores y protocolos de prevención y actuación, para que se detecten estos casos y puedan solucionarse sin consecuencias para el menor.

¿A qué se denomina Grooming?

El grooming es un acoso ejercido por un adulto hacia un menor y se refiere a acciones realizadas deliberadamente  para establecer una relación y control emocional sobre un niño o niña o adolescente con el fin de concluir con un abuso  sexual.

Son situaciones de acoso con el objetivo de abuso sexual implícito o explícito. Habitualmente estos casos acaban en tráfico de pornografía infantil,  abusos físicos o psicológicos hacía los menores y encuentros reales entre acosadores y víctimas.

En la mayoría de los casos, los acosadores se ponen en contacto con los menores a través de redes sociales, chats, videochats, juegos en línea, foros., etc.

LAS ETAPAS DEL GROOMING

 Fases

 Características de las acciones

FASE DE AMISTAD

 

Toma de contacto con el menor para conocer sus gustos, preferencias y entablar amistad. Los cyberacosadores suelen crear un falso perfil o falsificar su identidad para ganarse la confianza del menor y facilitar un encuentro.

 

FASE DE RELACIÓN

Se producen relaciones y contactos más íntimos entre víctima y acosador/a. Se consolida la confianza entre ambos y se recoge más información  del menor para incrementar el acoso.

COMPONENTE SEXUAL

 

Frecuentemente se hacen alusiones a relaciones sexuales,  envío de imágenes con contenidos sexual y se incita al menor a estas acciones.

 

Sabías qué?

¿Sabías que es un Médico  Hebiatra…?

Es el médico de los adolescentes, especializado en la atención integral de tu vida.

El hebiatra te escuchará  y atenderá  aquellos  aspectos biológicos, psicológicos y sociales, que influyen  en tu vida normal como también si tenes alguna enfermedad.

Resultado de imagen para hebiatra


El término adolescencia proviene de la palabra latina adolesco, que significa ‘crecer, desarrollarse, ir en aumento’


http://www.ados.org.ar/

SOMOS MÉDICOS ESPECIALISTAS EN ESCUCHARTE.

 

Cuestiones de género en la niñez y adolescencia. Por Lic. Miguel Santarelli, Coordinador del Área de Psicología Dinámica de ADOS

Logo con bruno 3

Partamos de un hecho que se verifica con frecuencia: La sociedad ha “aceptado” que las niñas y adolescentes mujeres jueguen al futbol. No obstante ello, mira con recelo que algún varón juegue con muñecas y, entonces, suele solicitarse una consulta psicológica.

Quienes estamos interesados por el adecuado desarrollo psicosocial de niñas, niños y adolescentes; no dejamos de estar atentos a tales contradicciones en el seno de la cultura en la que vivimos. Ello implica asumir que las mismas no sólo existen sino que muchas veces representan una carga y una exigencia extra para las personas que llegan a nuestros consultorios.

Incluso nos encontramos con representantes de los campos de la salud y la educación que aún no distinguen adecuadamente entre “identidad sexual”, “identidad de género” y “elección de objeto sexual”. Como así tampoco suelen entenderse las grandes diferencias que existen entre las experiencias que son parte de procesos identificatorios propios de la niñez y la adolescencia, y el resultado final de tales procesos.

Asistimos también con frecuencia, a la constatación de que muchos adultos interpretan desde su propio marco imaginario y cognitivo los procesos identificatorios de género y los juegos y experiencias sexuales de los todavía “no adultos”. De este modo los prejuicios adultos particulares y las contradicciones socioculturales de la época muchas veces generan obstáculos a la necesaria continuidad de procesos propios del desarrollo subjetivo.

Como si no fuera suficiente con los trabajos psíquicos que niñas, niños y adolescentes deben llevar adelante para hacerse un lugar en los grupos de pares, para sostener los pasajes entre dispositivos sociales (familia, jardín, escuela, colegio, etc.), para integrar emociones satisfactorias y para asumir frustraciones, para asumir e integrar la pubertad, para lograr una respuesta a la pregunta sobre la existencia y la propia identidad, para poder aceptar las diferencias irreductibles con los otros, para proyectarse a futuro, para asumir la finitud de la vida…

También nosotros ponemos a discutir nuestros modelos clínicos y teóricos co n las nuevas realidades que el derecho establece, por ejemplo, a partir de la Ley de Identidad de Género, y uno de sus conceptos centrales, a saber, la “identidad de género autopercibida” (Ley 26.743, artículo 3º). Nos cuesta negar la realidad ofrecida por la experiencia clínica respecto de que la identidad (incluidos sus aspectos sexuales y de
género) se construye siempre en relación a los otros y que implica un tiempo de desarrollo que siempre conlleva la tensión y el conflicto, así como la espera necesaria para su correspondiente elaboración y la elección y decisión que resulte.

SUICIDIO ADOLESCENTE: SEÑALES DE ALERTA

txtsuic

En la actualidad, el suicidio de adolescentes ocupa el segundo lugar de las muertes, después de los accidentes de tránsito y antes de los homicidios. Según la mayoría de las estadísticas, desconocer o ignorar los avisos que aparecen y que preceden al intento o concreción del suicidio hace que el riesgo sea mucho mayor.

Factores a tener en cuenta:

  1. Los factores de riesgo familiar y ambiental. Familias conflictivas, desorganizadas o desestructuradas, familias en donde el trato habitual entre sus miembros incluya la violencia verbal o física, donde no existe flexibilidad como para escuchar a los otros miembros del grupo, en especial a los hijos, donde los límites se ponen en forma autoritaria y sin poder o querer explicar las razones con el típico “porque lo digo yo y basta”. La falta de empatía o la dificultad para expresar afecto ante cualquier conducta, no generar un ámbito donde se los escuche y comprenda aunque después se disienta con las opiniones. Los castigos como métodos preferidos de educación.
  2. Las características personales de cada adolescente que van desde actitudes agresivas a sensación de autoestima baja y frustración constante, sin poder evaluar lo positivo y que las situaciones más simples le generan angustia al pensar que no saben o no podrán superarlas en forma perfecta.
  3. Sentirse agredido o rechazado por todos, incluso por sus pares o amigos.
  4. Presentar ambivalencia de actitudes que van desde la violencia al sometimiento.
  5. Tener la sensación de que nada lo distrae ni lo atrae (frecuente en áreas alejadas por ejemplo en la Provincia de Santa Cruz).
  6. Quejas reiteradas sobre situaciones físicas molestas.
  7. Desinterés por su higiene personal y cambios en su vestimenta que a veces son bizarros.
  8. Disminución franca de su rendimiento escolar.

También es importante saber que aproximadamente el 70% de los adolescentes que se suicidan, padecen de alguna patología psiquiátrica. El resto puede hacerlo por impulsividad frente a algún hecho desencadenante (divorcio, mudanza, malas notas, retos agresivos con prohibiciones y/o sanciones, etc.)  O  el acto  es planificado con rigurosidad, y ahí es donde los jóvenes averiguan e indagan sobre los diferentes métodos de suicidio (en internet, comentarios, preguntas).

El suicidio es más frecuente en aquellos adolescentes que consumen alcohol o drogas habitualmente, o se fugan de su hogar, o han hecho intentos previos. Con respecto a las modalidades, las formas más usuales son cortes: 25%, fármacos: 20%, armas de fuego: 15% y ahorcamiento: 14%.

El  intento de suicidio es una expresión extrema del sufrimiento humano. El error más frecuente es el de minimizar el riesgo de que suceda y atribuirle al adolescente el deseo de manipular las situaciones intentando conseguir un beneficio secundario a la amenaza.

De cada 10 adolescentes que se suicidan, de 5 a 8 han dado algún aviso previo, y que 2 a 3 lo hacen por impulsividad relacionada con algún hecho desencadenante.

Según la OMS, es posible prevenir no todos los suicidios,  pero sí la mayoría, ya que gran parte de los suicidas dan avisos de sus intenciones. Esa es la primera señal para solicitar ayuda.


CIFRAS LAMENTABLES

El suicidio es la segunda causa de muerte traumática en la Argentina.

La mitad de los casos están asociados al alcoholismo.

Los grupos etarios más afectados son los adolescentes de 12 a 25 años.

Un ejemplo estremecedor: Según datos de la Asociación para Políticas Públicas incluidos en el trabajo titulado “El problema del suicidio en Argentina 1997-2008. Casos de niños y adolescentes en las provincias del Noroeste”, entre 1997 y 2008 se produjeron 34.193 suicidios.


Dr. Julio Cukier – Director Médico de ADOS. Atención Integral de la Salud del Adolescente.

HEBIATRIA, LA ESPECIALIDAD JOVEN QUE SE OCUPA DE LOS JOVENES.

Por Dr.  Julio Cukier – Director Médico de ADOS

Logo con bruno 3A cada etapa, un especialista

La atención médica de los adolescentes en todos sus aspectos, ya sean físicos o emocionales, ha quedado a dos aguas hasta ahora. Por un lado su atención seguía a cargo de los pediatras, que a pesar de habernos formado en la atención de niños desde el nacimiento, continuábamos evaluando a los jóvenes  hasta más allá de la pubertad y de la adolescencia (entendida esta hasta aproximadamente los 18 años) por razones de relación ya establecida con la familia y el niño.

Sin embargo,  varios cambios sucedieron en estos años sobre la atención médica en las diferentes etapas. Se asumió como una especialización la Neonatología, es decir los especialistas en los trastornos y en la evolución de los niños desde el nacimiento hasta el primer mes de vida. Incluso se fue más allá y se empezó a hablar de la Perinatología, que abarca el embarazo visto desde el punto de vista de la evolución embrionaria hasta el nacimiento.

Costó mucho convencer a la sociedad acerca de que estos cambios eran IMPRESCINDIBLES. ¿Y por qué hago hincapié en esta importancia? Porque las características evolutivas, las patologías, los tratamientos que fueron cada vez más eficientes, tecnológicos  y más complejos,  requerían un conocimiento mucho más profundo del  que un pediatra podía tener. Aún más, llevó muchos años de “lucha” convencer a los obstetras, pediatras y nurses, sobre la presencia indispensable de un neonatólogo en la sala de partos durante el momento del nacimiento,  para la atención del recién nacido ante eventualidades del momento,  que de no ser resueltas de manera rápida y eficiente,  podían producir graves consecuencias en el futuro del niño y la familia. Finalmente fue aceptado!!!

Quizás fue más fácil aceptar que el neonatólogo opinara sobre la evolución intrauterina del bebé. Diagnósticos precoces de alteraciones genéticas, y de patologías cardiológicas que podían ser reparadas estando aún el bebé en el útero materno, hicieron que la consulta Perinatología fuera imprescindible.

¿Y los adolescentes?

Ahora bien, después de las etapas (periodos perinatal, nacimiento, infancia)  y  las especialidades mencionadas anteriormente, llegamos al punto clave ¿QUIEN DEBE ATENDER A LOS ADOLESCENTES?

Lo primero que se me ocurrió fue hacer un listado objetivo y médico de las características físicas, emocionales y de las patologías más frecuentes en una y otra etapa. Por un lado la infancia,  y por otro la pubertad,  la adolescencia y la adultez joven,  y finalmente la edad adulta.

He aquí los resultados:
En la infancia las patologías más frecuentes son anginas, otitis, gastroenteritis, cuadros virales con erupciones cutáneas tipo quinta o sexta enfermedad, megaloeritema, laringitis (falso crup), retardo de crecimiento, síndromes de malabsorción de lactosa, de gluten (síndrome celiaco), estrabismo y otras alteraciones visuales miopía hipermetropía astigmatismo,sordera, trastornos del habla, trastornos del aprendizaje, alteraciones del espectro autista, infecciones urinarias por alteraciones congénitas de la vía urinaria, luxación y displasias de cadera, enuresis, alteraciones posturales, alteraciones ortopédicas (pie bot genu valgo etc,), bronquitis obstructiva, soplos cardíacos que es necesario separar los funcionales de los orgánicos.

¿SIGO?
Bueno no sigo,  pero hay muchos más…

Y nos queda todo lo relacionado con la evolución emocional que podría plantearlo con una sola pregunta ¿ COMO HAGO PARA CRIAR A MI HIJO PARA QUE SEA UN ADOLESCENTE CON MENOS RIESGOS Y UN ADULTO QUE SEPA ELEGIR COMO SER FELIZ …? PUNTO.

Mil libros, posturas, ideologías, religiones, sociedades opinan individualmente sobre esta etapa de la crianza de los hijos. Pregunte y elija sabiendo que hay una seria responsabilidad en el futuro de vida de esos niños de lo que reciben en la infancia.

Como decía Florencio Escardo ” Uno cosecha en la adolescencia lo que siembra en la infancia”.

Hagamos el mismo razonamiento ahora,  sobre qué cosas le pasan a los adolescentes y realicemos una comparación con la infancia.

En la pubertad los cambios físicos son impresionantes y además no siguen un patrón común a todos, cada uno lo hace a su manera y en tiempos diferentes, y esas diferencias generan sensaciones y emociones nuevas que en la infancia en general no existían Mil preguntas se hacen desde la pubertad y en la adolescencia:¿Es normal?, ¿Soy normal?,  ¿Por qué?, ¿Cuándo?,  ¿Cómo?,  ¿Para qué? , Siento esto, Me pasa esto, ¿A quién le pregunto?,  Me da vergüenza, ¿Qué elijo?, Tengo que  pensarlo o lo hago a ver qué pasa? , etc.

A esta edad la sexualidad, la nutrición, el aspecto físico, peso y talla, maduración sexual, el deporte, el estudio, uso de drogas, enfermedades de transmisión sexual, enfermedades más comunes de la etapa que no se dan en la infancia con la misma frecuencia, vacunaciones imprescindibles que son diferentes a las de la infancia, embarazo adolescente, relaciones sexuales ¿Cuando?, ¿Cómo?, ¿Con quién? …. ¿SIGO?

Todo esto tan diferente de la infancia requiere de alguien que SEPA DE QUE SE TRATA.
Que no improvise.
Que respete.
Que escuche.
Que pueda comprender lo que le sucede al puber y al adolescente.

Que sea alguien a quien el adolescente pueda consultar con confianza,  y que sepa que su confidencialidad será respetada,  y al mismo tiempo que lo pueda proteger en situaciones de riesgo o protegerlo sin asumir ni ocupar el rol de los padres, es decir, que pueda estar cerca pero cuidando el lugar de la familia o de algún adulto responsable.

No les parece que se da otra vez lo de antes: Perinatólogo, Neonatólogo, Pediatra, Médico de adolescentes: Ah, se llama Hebiatra!!!,  Médico clínico.

Para finalizar, también  los especialistas en algún tema: Cardiólogo, Ginecólogo, Neumólogo, Oftalmólogo,  Endocrinólogo, Especialista en Crecimiento y desarrollo nutricionista,  Psicólogo,  Psiquiatra,  etc. deben conocer en profundidad lo que es un púber,  un adolescente,  para tratarlo no solo desde el punto de vista orgánico sino respetando las características emocionales de cada uno de ellos.

Una frase más que nunca mejor aplicada. HAY DOS COSAS QUE NO VUELVEN: LA PIEDRA UNA VEZ TIRADA Y LA PALABRA UNA VEZ DICHA.

¿Por qué la recuerdo ahora? Porque lo que le digan al adolescente y la forma que se lo digan puede influir seriamente en la interpretación que haga y en la conductas posteriores.

La hebiatría (del griego ἥβη [hébe] ‘juventud’) es la rama de la medicina que estudia al adolescente y sus enfermedades. El término procede del griego héebee (‘pubertad’) e iatrea (‘curación’), pero sus fines son mucho más extensos que la mera curación de las enfermedades de los adolescentes, ya que esta especialidad estudia al joven desde los diferentes aspectos: biológicos, psíquicos y sociales.